Homenaje de Art3 a la Virgen del Pilar

Homenaje de Art3 a la Virgen del Pilar

Tradición de la visita a España de la Virgen del Pilar

Como muestra el magisterio del Arzobispo General Castrense de España, Excelentísimo y Reverendísimo Sr. D. Juan del Río, una inveterada y antiquísima tradición cristiana sitúa a principios del año 40 de nuestra era la venida sobrenatural, por disposición divina, de la Santísima Virgen María a la orilla del Ebro.

La susodicha venida habría tenido lugar de la mano de los ángeles desde Jerusalén, todavía en carne mortal de Nuestra Señora, es decir, antes de su admirable Asunción a los cielos.

Esta "venida" (que no, pues, "aparición") habría sucedido con el fin de prestar auxilio espiritual y consuelo al Apóstol Santiago. Sería así este asistido gracias a la virgen en su labor evangelizadora de la entonces provincia romana de Hispania.

Primer templo mariano del cristianismo

En recuerdo de su venida y como signo de su constante protección sobre estas tierras habría dejado la Madre de Dios una columna o pilar, en cuyo derredor se edificó el primer templo mariano del cristianismo.

En ese mismo lugar, en lo que hoy es la ciudad de Zaragoza, de la que es Patrona, así como de todo Aragón, se la sigue venerando en nuestros días bajo la advocación de Nuestra Señora del Pilar.

Existe incluso un oficio litúrgico propio, que quedó establecido en el Siglo XVIII por el Papa Inocencio III para el día 12 de octubre, no porque éste fuera precisamente el de la venida, sino en conmemoración, parece ser, de la fecha en que, siempre según la tradición, se habría celebrado la primera misa en aquel templo mariano primigenio.

En el Siglo XIX el Papa Pío Nono extendió a todas las Diócesis de España el privilegio del Oficio y la Misa del Pilar y ya en el Siglo XX el Papa Pío XII concedió a todas las iglesias y oratorios de Iberoamérica e Islas Filipinas la Misa de la Virgen del Pilar.

La hispanidad

Fue también un 12 de octubre, el del año 1492, cuando Cristóbal Colón pisó primera vez y tomó posesión en nombre de la Reina Católica de las tierras del Nuevo Mundo, concretamente en la isla de Guanahani, bautizada como San Salvador, perteneciente a lo que hoy conocemos como el Archipiélago de las Bahamas.

Esta coincidencia en el calendario de la festividad religiosa de la Santísima Virgen del Pilar con la efeméride del Descubrimiento de América, sin duda la gesta más importante de nuestro pueblo en la Historia Universal, ha llevado a veces a atribuir también a la propia Virgen del Pilar el título de Patrona de la Hispanidad.

Es entendido este último concepto como el conjunto de las características lingüísticas y culturales que unen a España y a las naciones alumbradas en la comunidad histórica surgida del Descubrimiento, incluida su incorporación a la fe cristiana como fruto de la extensa obra de evangelización realizada.

De hecho, ya también en el Siglo XVIII el Papa Clemente XII se refirió a la Virgen del Pilar con este título, lo mismo que en el Siglo XX los Papas  Pío XII y Juan Pablo II.

Oficialmente, sin embargo, tal condición de Patrona de la Hispanidad se halla atribuida a la Virgen de Guadalupe, dada la estrecha vinculación (en la que no nos podemos detener) del Real Monasterio extremeño en que se la venera con el descubrimiento, la colonización y la evangelización de América.

Patronazgo castrense de la Virgen del Pilar

Ello no ha obstado nunca, sin embargo, a la identificación emocional de la Virgen del Pilar con las esencias mismas de la españolidad, en particular con el Ejército y con la Guardia Civil, dada la emulación de estas instituciones castrenses respecto de aquellas mismas virtudes marianas que se traslucen en la  visita de Nuestra Señora a las tierras de España.

A su imitación y ejemplo, también el Ejército ha de ser columna firme de la Patria y el Benemérito Instituto Armado, pilar básico del orden y "guardia fiel de España entera", como así reza literalmente su bello himno.

No en vano la Virgen del Pilar ostenta el empleo y el fajín de Capitán General del Ejército y es además Patrona de la Guardia Civil, según fue sancionado históricamente por medio de sendas disposiciones de carácter oficial (un Real Decreto de 1908 y una Real Orden de 1813), adoptadas durante el Reinado de S.M. el Rey Alfonso XIII.

Nuestro reconocimiento a la Virgen del Pilar

ART3 tiene el honor de rendir así un modesto homenaje a la Virgen del Pilar, efectuado con todo el cariño, por medio de la presentación de unas pulseras y una medalla que reproducen su imagen.

Estas piezas se ofertan por primera vez al público en la proximidad de su Día, coincidente con el de la Fiesta Nacional de España. 

botón de acceso a piezas de la virgen del pilar